martes, 30 de noviembre de 2010

NUNCA TE OLVIDARÉ HIJO DE CIEN CARAS


Sinceramente aún no puedo asimilar que ya no esté con nosotros. Y, este doloroso incidente me hace recordar muchas cosas que me tocó ver en la carrera del HIJO DE CIEN CARAS. Recuerdo que fuimos a una función en beneficio a Kato Kung Lee en el Deportivo Ciervo de la Nación. El HIJO DE CIEN CARAS no estaba programado pero, él llegó al final de la lucha a retar al hijo del Santo. Unos aficionados (o seudo-aficionados) le tiraron un golpe al HIJO DE CIEN CARAS con tal de defender al Santo.
Esto lo vio un luchador (cuyo nombre omito) y le tiró un puñetazo al seudo aficionado que inició la agresión. Para hacer esto breve…a los pocos minutos, esta gente quería linchar al HIJO DE CIEN CARAS argumentando que él había sido quien había golpeado a este “aficionado”. Lo que pasó en seguida, fue que nos fuimos todos a un salón que había servido como vestidor. Pues la gente (sin seguridad en el evento) logró colarse hasta allá y pedían que se les pagaran los daños.
Al aficionado no le había pasado nada, sólo le salió sangre de la nariz. El HIJO DE CIEN CARAS andaba por ahí, y estos tipos lo señalaban y decían que él había sido. El HIJO DE CIEN CARAS trató de calmar a esta gente, y les daba explicaciones. Un compañero luchador (quien realmente fue el agresor) lo jaló y le dijo “métete, ahorita nos vamos por otro lado”. Bueno, la gente se fue al ver que no obtendrían nada a cambio, pues pedían dinero para las curaciones de su lesionado.
En lo personal creo que lo hicieron con maña, o al menos eso me pareció porque su intención había sido muy agresiva desde un principio. Bueno…días después me encontré al HIJO DE CIEN CARAS en Naucalpan, y en broma le dije: “allá afuera te esperan”. Y él me dijo: “¿Quién? “el wey que golpeaste” y solté una carcajada. Él trató de justificarse nuevamente: “yo no fui, en serio”. Y le dije: “yo sé que tú no fuiste, fue FULANO DE TAL. Yo vi cuando le dio el puñetazo y le dijo “para que no andes de manchado”.

Bueno…éste es el primer recuerdo que vino a mi mente. También me acuerdo cuando lo entrevisté por primera vez para el TODO POR EL TODO cuando se hizo en el Toreo de Cuatro Caminos. En aquella ocasión, estábamos afuera de la Cafetería del Santo. El HIJO DE CIEN CARAS estaba con BLUE DEMON JR, y aprovechamos e hicimos unas fotos. (ojalá pueda encontrarlas en la semana) y…me pareció una buena persona, a pesar de ser rudo. Era alguien que te sabía agradecer las cosas, no como otros que ni siquiera te dicen GRACIAS.
¿Qué más recuerdo? Bueno, a estas alturas ya muchos saben que en verdad no era hijo de Carmelo Reyes (cien caras). En Naucalpan, cuando estaba la especial, me metí a entrevistar a determinado luchador, no recuerdo quién. Estaba en las escaleras sentado el HIJO DE CIEN CARAS, sin su máscara. Yo sabía que era hermano o pariente de la PARK.
Y esa noche precisamente salía al lado de la PARK. No sé por qué, pero salió el tema de los luchadores que compran el nombre y dicen ser hijos de algún luchador. Y en broma le dije “así como ´TU comprenderás”. Y él me dijo: “¡¿Qué pasó? Yo sí soy hijo de Carmelo Reyes”.
Le dije: “Mira…yo sé quién eres y familiar de quién eres”. No te preocupes. Yo jamás echo de cabeza a nadie. ¿Ya no tardará en llegar tu hermano? (refiréndome a la Park)? Y él sólo me sonrió. Pero aclaro: él nunca aceptó que fuera hermano o pariente cercano de L.A. PARK; no sé cuál sea la versión que vaya a dar la Park.
Yo siento que a partir de ahí entablamos una buena amistad. No fuimos grandes amigos pero, yo traté de apoyarlo siempre entrevistándolo lo más que pude para GUERREROS DEL RING. Recuerdo al menos cuatro entrevistas que hice con él, por ejemplo en una sección que propuse que se llamaba DE PUÑO Y LETRA, ahí tenía la oportunidad de escoger al luchador que yo quisiera y pedirle su opinión sobre cualquier tema de la lucha libre. El HIJO DE CIEN CARAS participó conmigo en esa sección. Pero creo que lo más importante que hicimos, fue su primera y única portada. Cuando salió a la venta esta revista, me lo encontré al siguiente domingo y le dije: ¿cómo viste la portada? ¿Te gustaron las fotos? Y él hizo un gesto de “increíble”. De hecho esas fotos las hicimos dentro de la ARENA NAUCALPAN .
Esa noche luchó contra el hijo de Aníbal, -creo, no estoy muy seguro- y le rompieron la máscara. Terminó la lucha, yo me metí a entrevistarlo, pidiéndole unas declaraciones de su combate y, cuando terminé, le dije “bueno, nos vemos pronto”. Y cuando ya me iba, me dijo: “espera”. Él comenzó a desamarrarse la máscara y me la dio”. Todavía me dijo: “gracias por el apoyo”.
También ya les relaté las buenas acciones que tenía con un niño que padece parálisis. Él lo invitaba cada vez que podía, y ese niño se quedaba al lado de su novia o esposa (desconozco que haya sido) ella cuidándolo. Por eso me dolió mucho la noticia porque ellos eran buenas personas, generosas. La verdad jamás entablé una charla con ella pero….yo me di cuenta que ella sí lo quería mucho, y él también. Incluso hace poco le dije: “oye…ya llevas un buen rato con tu señora ¿verdad?”. Pero no me comentó nada.
En verdad me duele mucho su partida. Recuerdo aún cuando le hice una broma en la Expo Banamex. Llegué y me formé para tomarme una foto con él, pero yo traía una máscara de Solar. Ya cuando nos tomamos la foto le dije “¿No sabes quién soy?” Y él no supo. Ya cuando me quité la máscara sólo le dio risa. En fin, quería desahogarme un poco, nunca imaginé que su muerte me afecta tanto. Quizá porque murió en una forma injusta y sobre todo siendo muy joven. Ojalá que las autoridades capturen a su asesino. ¡Pedimos justicia para el buen Tacho!