sábado, 3 de octubre de 2009

DE PUÑO Y LETRA: KATO KUNG LEE


LAS ARTES MARCIALES DENTRO DE LA LUCHA LIBRE

La gente me ubica como el primer luchador en mezclar las artes marciales con la lucha libre. No estoy seguro que lo sea, pero el público es quien me lo atribuye; al igual es el mismo público quien decide si lo que hice fue bueno o malo, porque dicen que la lucha libre ha perdido su esencia cuando se mezcló con otras técnicas de combate.

La forma en que yo incorporo el arte marcial a la lucha, se debe a que primero aprendí artes marciales y después lucha libre, todo esto en mi natal Panamá. Después se me dio la oportunidad de luchar en México como Kato Kung Lee y desarrollé otro tipo de lucha, la cual impactó a los aficionados porque no estaban acostumbrados a ver algo así.
Al lado de Kung Fu y Black Man, pues hicimos la tercia de los Fantásticos y lo demás, los aficionados lo conocen de sobra.

No creo que sea malo incorporar cosas distintas a la lucha. Todos los que innovamos con algo, en su momento somos fuertemente criticados, pero después la gente lo toma de otra manera y nos apoyan. Es lo que pasa hoy en día, otros gladiadores están metiendo nuevas técnicas de combate a su lucha y, pues están desarrollando un estilo propio pero, algunos dejan a un lado las bases de la lucha libre y, entonces sí, la esencia de este deporte se está perdiendo.

Muchos jóvenes que practican la lucha aérea, no le meten tantito, sino que quieren desarrollar todo el combate así y, está mal. Porque el luchador joven sí debe innovar, pero sin dejar a un lado la esencia de este deporte. Se verían mejor luchando, metiéndole más cosas a su lucha, que estar brinque y brinque en todo el ring. Es verdad que nosotros hacíamos lances, pero también metíamos llaveo contra llaveo, no era dar puros brincos y patadas.

Por eso yo les aconsejo que aprendan bien, que entrenen y se preparan a conciencia en el gimnasio pero sin dejar a un lado la lucha libre clásica, tradicional. En este deporte se puede incluir cualquier técnica de combate, por eso es “libre” pero sin dejar a un lado las bases, los cimientos que son lucha olímpica, grecorromana, colegial.

Con relación a los luchadores que usurpaban mi imagen o descaradamente me clonaban, pues decirles que no hay necesidad de eso. Que si en verdad son buenos elementos, por méritos propios pueden alcanzar el estrellato, y no a costas del trabajo de uno.