viernes, 22 de mayo de 2009

DE PUÑO Y LETRA: SÚPER ASTRO

¿LUCHADORES O VOLADORES?

Los nuevos valores vienen a revolucionar a la lucha libre, así lo hice yo en 1982, cuando aparecí en los encordados. Yo creo que no hay por qué ofenderlos, ni señalarlos. Sólo les pido que le echen muchas ganas y que se cuiden mucho; a ver si duran los 30 años que llevo yo luchando.

Hay jóvenes que me señalan como su ídolo, como un ejemplo. Está bien, me siento alagado que así sea. Poca gente sabe que Rey Misterio Jr estuvo entrenando conmigo en Tijuana, por eso él hace el 619. Él no me dijo que se lo enseñara, pero sí me dijo que me admiraba mucho y, por eso comenzó a imitarme; no lo digo en mal sentido. Mi respeto para Rey Misterio Jr.

Cuando inicié en la lucha, admiraba al Rayo de Jalisco Sr, -me enloqueció verlo- después al Marqués, que era sensacional en la lucha aérea. Después a la Gacela (que más adelante fue Black Man) y, otro que admiré, fue Alberto Muñoz. En fin, grandes luchadores de la época de Oro.

¡Caray! Cómo no hablar del Huracán Ramírez y de su sobrino el Matemático. Estos señores que he mencionado, al igual que Black Shadow, son los creadores de la lucha aérea. Pero algo muy importante, a pesar de que hacían lances, también sabían luchar a ras de lona.

Por desgracia, ahora los jóvenes que se dedican a la lucha libre, ya no luchan (que paradójico no, se dicen ser luchadores y es lo que menos hacen) pero, esto no es culpa de ellos, sino de las empresas. Las empresas fuertes en México, no les exigen aprender a luchar, a dar luchas a ras de lona. Ahora, el que más brinca y vuela, es mejor luchador. Y esto, no es así.

Pero bueno, es cuestión de gustos. Yo les digo a los jóvenes que gustan de la lucha aérea, que se cuiden mucho. No puedes volar, si no estás bien preparado. Debes estar bien en condición física, alimentarse bien, por eso, a pesar de que no son grandes luchadores a ras de lona, sí merecen nuestra admiración y respeto porque, ellos se arriesgan demasiado con sus lances. Si caen mal, o se rompen un brazo, una pierna, o peor…¡se matan!