domingo, 10 de mayo de 2009

DE PUÑO Y LETRA: OLÍMPICO


LAS AGRESIONES DE LUCHADORES A REPORTEROS

Es muy triste que esto suceda. Lo que hizo el Cibernético a un fotógrafo, de soltarle un puñetazo es reprobable. A pesar de que los luchadores tenemos un temperamento fuerte, nos sabemos controlar. Creo que nada lo justifica porque este joven no lo agredió ni física ni verbalmente, sólo le hizo una pregunta que no le gustó.

Nosotros los luchadores soportamos muchas cosas. Por parte de los aficionados, podemos soportar que nos estén gritando de groserías, y por mucho que estemos alterados en ese momento contra el rival, es contra el rival. Y aquel que no soporte que el público se meta con él y le recuerde a su madre, mejor que se dedique a otra cosa, o que se hagan técnicos. Pero ni siendo técnico te salvas, ustedes pueden ver a Místico que, siendo técnico, lo abuchean.

Por mi parte, y por parte de la familia luchística, les ofrezco una disculpa por este hecho tan lamentable. Creo que las agresiones verbales como sea pasan, pero las físicas no, porque los luchadores tenemos mucha fuerza física y podemos lastimar fácilmente a una persona normal.

A mí sí me ha pasado, que al calor de la batalla me altero pero, me he logrado controlar y jamás he agredido ni a reporteros ni al público. No somos moneditas de oro y sé a quién le caigo mal, y quiénes me aprecian realmente. También debo ser franco, hay reporteros que por dar la nota le echan de su cosecha y te atacan abiertamente.

Hace unos meses, un aficionado de la Arena Coliseo, traía la máscara de Olímpico y estaba dando autógrafos; lo más impresionante de esto es que la gente le creía. Llegó el profesor Satánico y me dijo “ah caray, ¿Ya tienes doble personaje?”. Salí a ver, y le dije al Comisionado que estaba en la Arena que le dijera al aficionado que se quitara la máscara. Hice que se quitara mi máscara y se parara para que la gente viera que los había engañado.

Después, en un periódico, dijeron que yo había agredido al aficionado. De un hecho real, hicieron un chisme. Si yo fuera otra persona, alguien violento, así hubiera reaccionado, o bien, le hubiera reclamado al que escribió la nota. Pero yo los dejo hablar, porque en 17 años que llevo de carrera profesional, jamás he tenido algún incidente de este tipo.

Por eso lamento mucho que se vean este tipo de acciones dentro de la lucha. Espero y nunca más se repita un caso de esta índole y, pues también que los reporteros (sin referirme a este fotógrafo que fue agredido por el Cibernético) informen con la verdad y hagan bien su trabajo.