sábado, 11 de abril de 2009

DE PUÑO Y LETRA: LOS TRAUMAS

LO DIFICIL DE LLEGAR AL ESTRELLATO

Trauma I: Tenemos seis años como luchadores profesionales. En este tiempo nos ha costado mucho llegar a un buen nivel en las carteleras. Muchas personas creen que por ser hijos del Negro Navarro, nos han facilitado las cosas y no es así. Al contrario, hemos picado piedra, nos hemos esforzando igual y más que otros luchadores. No por ser hijos del Negro Navarro, nos programan en las luchas estelares; comenzamos en las primeras luchas, y así hemos ido subiendo poco a poco.

En la Arena Naucalpan nos han apoyado, nos han dado la oportunidad de estar en las luchas estelares pero, ha sido por nuestro esfuerzo, que hemos entrenado diario. Queremos hacer nuestra propia historia y por eso usamos máscaras y el nombre de los Traumas, porque no quería ser el Negro Navarro Jr.

Trauma II: En un principio sí era difícil para nosotros. Porque la gente tenía la expectativa de ver qué tan buenos éramos. Pero creo que con el tiempo y, con lo que estamos haciendo por nuestra parte, la gente ya no nos ve tanto como los hijos del Negro Navarro, porque además de practicar la lucha a ras de lona, tenemos un estilo ya definido.

Incluso la imagen que manejamos nos separa mucho de nuestro padre, porque queremos ser reconocidos, pero por mérito propio, no colgarnos de la fama que tiene mi papá dentro de la lucha libre. No pueden quitarnos méritos porque, empezamos en las primeras luchas, no siempre estamos en las estelares, sino en terceras luchas y, ya estamos llegando a las semifinales y estelares.

Trauma I: Estamos conscientes de que aún nos falta mucho para llamarnos estrellas. Porque sentirnos que ya lo somos, sería una mentira. No despegamos los pies de la tierra. Las estrellas se hacen conforme con el tiempo, pero más que estrellas, queremos ser reconocidos como verdaderos luchadores, que vean la calidad que tenemos como luchadores”.

Trauma II: Estrellas no somos. Nuestro padre nos ha orientado y nos ha enseñado a ser humildes. Que nos debemos al público, que debemos dar siempre un buen espectáculo, no tener poses con los reporteros, con el público. Sin el apoyo de la gente no somos nada, así que muchas gracias a la afición que nos apoya.

Trauma I: Los aficionados son lo más importante para nosotros, porque es precisamente para ellos por quien luchas. He visto a “estrellas” que no se detienen para tomarse una foto o dar un autógrafo. Eso está mal porque uno se hace estrella gracias a ellos. Sinceramente te puedo decir que a nosotros nos encanta convivir con la gente, porque hay aficionados que nos siguen a muchos lados y se forman parte de tu familia. Y son ellos los que disfrutan más cuando a uno lo van reconociendo más en este deporte. El deporte de la lucha libre es muy difícil, el llegar y mantenerse, pero esto es gracias al público”.