sábado, 18 de abril de 2009

DE PUÑO Y LETRA. EL ELEGIDO

¿BAILAR O LUCHAR EN EL RING?

Claro que es un tema polémico dentro de la lucha libre. Los que luchamos y bailamos en el ring, somos criticados por los luchadores de antaño y por algunos aficionados. La verdad es que uno está para el público y, si el público femenino quiere que baile, lo hago con mucho gusto; estoy para complacer a las damas que asisten a las arenas.

Antes de ser luchador, era stripper profesional y, no creo que estemos haciendo algo malo. El primer luchador que fue ubicado como luchador-bailarín fue Latin Lover. A él lo conozco desde hace muchos años, pero no me siento influenciado por él y tampoco creo que comparen con él porque, yo soy un luchador enmascarado. A mí no me estorba la máscara, me siento muy a gusto con ella y creo que esos elementos han definido bien al personaje del Elegido.

Son retos los que uno debe enfrentar y superar. Luchadores que bailan en el ring, ya han muchos. En cada arena –por modesta que sea- hay un elemento que a parte de luchar baila. No creo que sea una moda, porque las modas desaparecen rápido. Creo que son estilos y elementos nuevos que se le agregan a la lucha libre. Es una evolución que de forma directa Triple A dio a la lucha libre.

El hecho de que Latin baile, que fulanito y yo lo hagamos, no veo por qué deba denigrar a este deporte. El sol sale para todos y cada uno sabe lo que debe ofrecer al público. Ahora con el ingreso de Marco Corleone a la empresa, me han preguntado que si no tengo miedo de ser desplazado en cuestión de popularidad con las damas y, les respondo que no. Es un aliciente para seguir superándome.

No veo porqué bailar en un ring denigre a la lucha libre. Si sólo me subiera a bailar, a pasearme, entonces sí podrían decirme muchas cosas pero, yo cuando estoy en el ring, luchando, es lo que hago. Los rivales son muy fuertes, pegan de verdad, te lesionas y, si uno no estuviera bien preparado como luchador, pues estaría ya lesionado, retirado de todo esto. En cambio hay “luchadores” que no bailan, pero cómo denigran a este deporte.

Hay luchadores que pierden la máscara muchas veces; los que suben borrachos, que golpean al público, o los que simplemente no llegan a luchar Para mí ésos son los que denigran a la lucha libre. Nosotros, simplemente damos un colorido nuevo al deporte. Obvio, somos criticados por los varones porque no les estamos bailando a ellos, pero qué pasaría que les bailara una mujer, no creo que dijeran nada. Además mi baile no dura más de dos minutos, y lucho por más de media hora, entonces dónde está el problema.