sábado, 28 de febrero de 2009

DE PUÑO Y LETRA: LOS OFICIALES


LAS TERCIAS DE LA LUCHA LIBRE

FIERRO: Siempre que se hablan de los tríos, viene a mi mente el trío de los Villanos, Brazos, Infernales, Dinamitas. Los tríos dentro de la lucha libre siempre han sido esenciales; es imposible dejar de mencionar a los Espantos; a la tercia de los tres caballeros que formó el Solitario, Aníbal y el Villano III.

Todas las luchas son emocionantes, los encuentros en mano a mano, de parejas, pero considero que las más impactantes son los enfrentamientos de tercias porque, es como si estuvieras viendo una auténtica guerra. Cuando uno sale sin sus parejas, uno se siente desprotegido, pero por una parte está bien porque así destacas un poco más.

En una tercia, ninguno es más que otro, aunque eso depende de uno, del ánimo y la entrega de tu trabajo. Cada uno tiene sus cualidades y, la persona que decide formar la tercia, no es uno, sino el promotor –en este caso Marco Antonio Moreno- él vio nuestras cualidades y decidió juntarnos. Tuvo una muy buena visión porque como tercia, hemos sido bicampeones, del Grupo Internacional Revolución, y del Estado de México.

911: Por mucho tiempo los Infernales (Satánico, Último Guerrero y Rey Bucanero) fue una de mis tercias favoritas. Creo que lo más importante de una tercia es el acoplamiento y, los Infernales tenían esta cualidad. Nosotros como tercia entrenamos dos veces por semanas, tres horas. Antes de formar la tercia de los Oficiales, siempre luchaba solo y, contrario a lo que mucha gente piensa, no porque sales en tercia, quiere decir que no te esforzarás igual.

Si uno de los integrantes de la tercia deja de hacer su trabajo, lo que le corresponde, es como si te faltara un brazo, una pierna. En las tercias, cada uno tiene su función. Cuando me ha tocado luchar solo, pues sí te sientes raro, pero es por la costumbre de estar en tercia. En una tercia no deben existir egos, ni envidias, cuando uno de los integrantes pierde el piso, que se crea más que sus compañeros, creo que ese día la tercia –por muy acoplada que esté- llegará a su fin.

AK-47: Para mí una de las mejores tercias era la de los Infernales (Satánico, Masacre y MS1) era muy sólida, con castigos impactantes, bien coordinados. El luchador que quiera formar parte de una tercia, debe tener personalidad, disciplina, humildad y hambre de triunfo. No todos los luchadores nacen para hacer trío, algunos por su ego desmedido, no se los permite. Creo que las tercias son buenas, porque al final, cuando las tercias se desintegran, has aprendido de tus compañeros lo mejor de sus cualidades luchísticas.

La tercia de los Oficiales aún tiene mucho qué ofrecer, somos campeones de tríos de la IWRG, antes éramos bicampeones, pero, como tercia llevamos tres años y ya cumplimos las expectativas. Seguimos entrenando muy fuerte y ése es el éxito de las tercias, el entrenamiento. El coordinar los ataques para sacar la victoria siempre. Una cosa más, creo que todas las tercias, deben tener algo en común, parecer en verdad un equipo porque, he visto tercias que no se les ve nada en común, ni en equipos, ni en su estilo de lucha.