viernes, 5 de diciembre de 2008

ARENA LÓPEZ MATEOS 3 de diciembre del 2008 (2)









¡UNA FUNCIÓN HISTÓRICA!

De antemano sabíamos que esta función, que marcaría el regreso de Canek a los encordados nacionales, registraría una muy buena entrada, porque el príncipe maya enfrentaría a dos clásicos rivales como lo es el legendario Mil Máscaras y Dr. Wagner Jr. Sin embargo, las expectativas se rebasaron, pues la Arena López Mateos se llenó por completo, dejando a decenas de aficionados afuera.

Esta función, organizada por Héctor Guzman Jr, Manuel Flores y Ernesto Ocampo (a quienes agradecemos por las facilidades otorgadas para cubrir este evento) pasa a la historia por reunir a tantas estrellas independientes que marcaron una época en el Toreo de Cuatro Caminos, así como su retundo éxito en taquilla. Como invitados especiales estuvieron Kato Kung Lee, Scorpio Sr, Lola González, Babe Richard, Rocky Santana, y Héctor Guzman Sr, que vino desde Texas, Estados Unidos, para presenciar este evento.

El encuentro estelar, protagonizado por Dos Caras y Canek, para enfrentar a Mil Máscaras y Dr. Wagner Jr, se realizó a una sola caída. Los primeros en arribar al cuadrilátero, fue el Gigante Potosino y Canek. En seguida apareció Dr. Wagner Jr (abucheado por una gran parte del público) y Mister Personalidad.

Wagner Jr y Dos Caras fueron los que dieron inicio a las hostilidades. Una lucha clásica, a ras de lona, fue la desarrollaron estos dos elementos. El público ovacionó a Dos Caras en todo momento y, extrañamente, abucheó a Wagner, a pesar de muchos aficionados portaban su máscara.

Tocó el turno de Mil Máscaras y Canek. Fue el momento en que se cimbró la arena, pues la gente esperaba con ansias que estos dos monstruos de los encordados estuvieran de nuevo frente a frente. Canek fue el primero en aplicarle un candado a la cabeza, pero el Mil le aplicó un derribe japonés. Después se enfocaron en castigarse las piernas, los brazos, lucha a ras de lona.

En ese momento ingresó el Galeno del Mal y dio tremenda patada al rostro de Canek, enfureciéndolo. Canek dejó a un lado a Mil y buscó a Wagner en todo momento. El público reprobó esta acción y se metió duro con el hijo del Simón Blanco.

Wagner enloqueció y la lucha dejó de ser clásica. Incluso Mil Máscaras le reclamó a su compañero y, simplemente perdió interés en el encuentro. Wagner se quedó ya solo porque, Mister Personalidad se quedó en su esquina, viendo cómo Dos Caras y Canek, le destrozaban la máscara. Y a pesar de que Mil y Canek de nuevo se enfrentaron, no hubo esa chispa que desató Wagner.

El encuentro fue ganado por Canek y Dos Caras por la vía de la descalificación, Wagner aplicó golpe prohibido al príncipe maya y, el Fresero, al ver el ilícito aplicó el reglamento. Momentos antes, Mil Máscaras había sido fauleado por Canek. Mister Personalidad salió sumamente molesto del ring.
DOS CARAS

“Estoy satisfecho con este encuentro. La gente vio otro tipo de lucha, que es la lucha a ras de lona, la esencia de nuestro trabajo. No necesitamos estar brinque y brinque para que el público salga satisfecha, ésta es la verdadera lucha libre. Hoy, para mi sorpresa, me acoplé a la perfección con Canek así que, sí pensaré seriamente su invitación al bando rudo. A mi lo que más me importa es conservar la esencia de la lucha libre”.

DR. WAGNER JR

“Canek hoy me ofendió, me digo que es mi padre y eso no se lo permito. Se está metiendo con la memoria de mi padre. Si dice que es mi padre, vamos a hacernos la prueba de ADN y, si es mi padre, me pongo a sus pies. Reconozco que es un icono de la lucha libre, una institución, pero le demostraré que sus días ya están contados. Que se recupere a la perfección porque yo lo voy a retirar para siempre”.

CANEK

“Mira, lo que yo te comente sale sobrando. Como les dije hace unos días, con que nos paremos en el centro del ring Mil Máscaras y yo, es suficiente. No tenemos la necesidad de meternos con el público como lo hizo Wagner esta noche. Creo que está loco y, como se lo dije, “yo soy su verdadero padre”. Yo estaba luchando muy bien con Mil Máscaras, demostrando que ser rudo no significa tirar golpes a lo tonto pero, Wagner se sintió incompetente para luchar con Dos Caras, y por eso puso el desorden”.