lunes, 17 de noviembre de 2008

DE PUÑO Y LETRA: TINIEBLAS

LAS EMPRESAS DE LUCHA LIBRE EN MÉXICO

La lucha libre nacional jamás será desbancada por empresas extranjeras. La lucha libre americana se valió de muchos luchadores mexicanos; aprendieron de ellos y, cuando sintieron que habían copiado el estilo mexicano, se fueron desasiendo de ellos. Por eso el público conocedor, reconoce a la lucha libre nacional como la mejor del mundo; sin embargo les atrae mucho la extranjera por ver a gladiadores de gran tamaño y físico. Por eso cuando viene la WWE a México, llenan, y eso que los boletos no son tan baratos.

Las empresas nacionales, Consejo Mundial de Lucha Libre, Triple A, Grupo Internacional Revolución, y otras, tienen su estilo bien definido, con estrategias para llenar sus plazas. Se apoyan de las televisoras para publicitar sus eventos y éstas, ganan rating dentro de su canal.

La Empresa Mexicana de Lucha Libre (CMLL) tiene gente muy capacitada para realizar carteles interesantes para el público. Se ve que son los reyes de la lucha libre en México; y digo esto no porque quiera algo de ellos. Lo digo porque el Consejo, tiene sus propias arenas; ellos iniciaron la lucha libre en nuestro país hace 75 años. Han hecho grandes estrellas, han tenido a los mejores luchadores y sobre todo, es una empresa muy disciplinada.

Triple A, tiene también formidables luchadores. Ellos los hicieron, y los manejan a su gusto. De hecho todas las empresas trabajan así. Triple A, es una copia de lo que se ha visto en otras empresas de Estados Unidos, Japón, y lo traen a México. No se ve la lucha tradicional en esta empresa, pero les ha funcionado porque tienen muy buenas entradas.

En México hay mucha diversidad de lucha. Si a alguien no le gusta lo que hace triple A, escoge al Consejo Mundial. Y si a alguien no le gusta lo que hace el Consejo, se van con los independientes.

Ahora está cobrando fuerza la NWA en nuestro país. Cuesta mucho trabajo que la gente crea en una organización que está reviviendo en México, y que la gente que lo está dirigiendo, salga con buenos dividendos. Todo es cuestión de tiempo para que la NWA en México, escoja a los mejores luchadores, que atraigan el interés del público para que la empresa dure, y no sea un chispazo.

Por desgracia, la situación actual del país no permite a los promotores independientes desarrollarse. A la gente no le alcanza para ir cada semana a la arena; aunado a que algunos luchadores están cobrando muchísimo dinero. Lo que pasará entonces es, que las empresas mexicanas, así como los promotores, deben ajustarse a estos tiempo de crisis y, los luchadores que elevan sus garantías, recapacitar y cobrar un salario justo.