lunes, 17 de noviembre de 2008

DE PUÑO Y LETRA: EL HIJO DEL SANTO

LA LUCHA LIBRE MEXICANA, LA TELEVISIÓN Y LA WWE

El llamado “boom” de la lucha libre está ya dejando de estar presente. Esto tenía que pasar y no es la primera vez que ocurre. Este fenómeno se da cada diez años. De repente surgen luchadores nuevos, pegan, se hacen taquilleros y después las aguas regresan a su nivel. Esto ya se venía venir desde hace mucho tiempo, pues en México se está viviendo una época muy difícil.

La gente ha comenzado a dejar de ir a las arenas por varias razones, una de ellas es por la crisis que hay en el país, y la otra por el abuso que la televisión ha tenido con la lucha libre. Se abusó al transmitir las funciones completas cuando se pudieron haber editado. Un programa de lucha libre, no tiene que sacar forzosamente toda la función, que son los cinco encuentros; se pueden hacer otras cosas como reportajes completos sobre determinado luchador y sí, sacar dos luchas.

Todo esto ha provocado que la gente se canse de ver lucha libre, y que dejen de ir a las arenas. Las entradas han bajado considerablemente, en provincia ni se diga. Cuando es una función para la televisión hay mejores entradas pero, últimamente han sido la excepción.

Repito, esto ya estaba muy anunciado y ahora hay que levantar la lucha libre mexicana. Con la incursión de la lucha extranjera, WWE, en los televisores mexicanos, afectará aún más a la lucha libre nacional, aunque algunos promotores digan que no les quitan el sueño, claro que les afectará y ya le está afectando.

El error de los luchadores mexicanos –y me incluyo- es no defender nuestra lucha, no cuidarla, permitiendo muchas cosas que crecieron y se salieron de control. Televisa le dio la gran oportunidad a Triple A, y al Consejo Mundial para dignificar la lucha libre mexicana y no lo supieron aprovechar. En lugar de darle la importancia que este deporte tan bello se merece, se denigró con muchas acciones de los luchadores, engaños al público y, esto provocó que la lucha libre mexicana ya no gustara al público. Ahora, Televisa y TV Azteca están probando con la lucha gringa, porque la mexicana perdió ese impacto que tenía.

Antes, la lucha libre estadounidense no era del gusto del público mexicano pero, desde que llegó Eddie Guerrero a la WWE, la lucha libre tomó otra dirección. Eddie hizo que la lucha libre estadounidense fuera más ágil, efectiva; él y Rey Misterio. Lo que pasó fue que, el público mexicano al ver ya una lucha más llamativa, se engancharan con su estilo y, cuando vienen a México, tienen mucho éxito.

Ahora nos toca a nosotros los luchadores mexicanos reconquistar a nuestro público, esforzándonos más, dando mejores encuentros. Blue Demon Jr ahora como presidente de la NWA México, puede ser un factor importante para que el público mexicano se interese más por la lucha nacional; lo que le ha faltado un poco, es en la promoción de sus eventos.