lunes, 6 de octubre de 2008

GROND XXX



En febrero del 2001, apareció un luchador que por su musculatura impactó a propios y extraños. Originario de Tijuana, Baja California, Gronda llegó a la lucha libre con el pie derecho. Al poco tiempo de su debut en las filas de triple A, los medios especializados de lucha libre fijaron su atención en la gárgola roja, generando entre el público un interés inmediato por este personaje.

Gronda había cumplido su sueño de la infancia, en ser una figura más de la lucha libre mexicana, teniendo como ejemplo al enmascarado de plata, el Santo, Mil Máscaras y Canek.

LA INFANCIA DE UNA GÁRGOLA

Grond XXX, a pesar de tener cuatro hermanos, tuvo una infancia solitaria. La diferencia de edades con ellos, provocó que el primer Gronda creciera apartado, teniendo como principal figura de cariño y autoridad a su madre.

Desde pequeño, a la edad de siete años aproximadamente, la “Gárgola Roja” se interesó por la lucha libre; se enfrentaba a las almohadas, y al final de la batalla levantaba su cinturón de juguete con las iniciales de la WWF. Al llegar a la adolescencia, se olvidó un poco del deporte de los costalazos, enfocándose en el ciclismo y en la patineta, pero esto no duró mucho, pues a los 15 años tuvo su primer contacto con el físico-culturismo, acrecentando en él el deseo de convertirse en luchador profesional.

GROND XXX EN LA ACTUALIDAD

Después de militar por años en triple A, y de hacer una temporada en la Catedral de la lucha libre, Grond XXX, permanece en el selecto grupo de los luchadores independientes. Y es precisamente ahí, donde se ha sentido como pez en el agua.

“Me siento bien a gusto como luchador independiente, estoy trabajando en donde quiero, donde quiero no voy. Esparzo mucho mis fechas, trabajo dos fechas y descanso quince días, me la estoy pasando muy bien. Estoy tomando mucha experiencia, con elementos independiente; no tengo jefes, no hay gerentes, simplemente te subes al ring y a ver qué pasa. Es muy gratificante para mí aprender de todos los libres; he luchado contra todos, con gente de triple A, Consejo Mundial e independientes. Quizá en seis meses me enrole en alguna empresa como triple A o el Consejo, es más seguro el Consejo.

Con el Consejo Mundial sigo en pláticas, hemos hablado de grandes rivalidades. Dejé de entrenar en la Arena México por mi voluntad, quería descansar porque, si me enrolo en la México me van a hacer trabajar mucho. Así que ahorita tanto triple A, como el Consejo Mundial están esperando que les diga “sí”. Es más difícil que me vean de nuevo en triple A, porque me interesa más ingresar al CMLL, pues ahí está lo mejor.

A pesar del tiempo que llevo en la lucha libre, de mis triunfos, muchas personas me siguen viendo como un novato, por eso quiero regresar a la Arena México para que la gente vea lo que he madurado”.

¿Qué opinas que en triple A, la empresa donde naciste, está en boga una desbandada de luchadores?

“Mira, el hecho de que muchos de mis ex compañeros estén saliéndose de esa empresa, es porque estaban inconformes con el trabajo. Cuando vivía Antonio Peña, triple A se dirigía de otra manera; ahora son otras ideas, nueva gente. Pero, todos los que se han salido, les ha ido mucho mejor como independientes, yo les deseo lo mejor a todos ellos y ojalá tengan tanta suerte como la que he tenido.

Mi salida de triple A fue por otros motivos, cuando Peña aún vivía. Desconozco cómo sea la administración de los Roldán Peña pero, si la gente que está en triple A no está conforme con el trato, pues que mejor den las gracias y se avienten a la aventura de ser independientes. Que no es nada fácil porque, cuando perteneces a una empresa grande, ellos te dan las fechas, te dicen a dónde ir, hospedaje, transportación, etc. Cuando eres independiente, tú tienes que ver por todo. Pero ya me adapté al cambio y me está yendo muy bien.

Además he analizado la carrera de varios compañeros independientes como el Hijo del Santo, Blue Demon Jr, Súper Muñeco y, sobre todo Mil Máscaras; él siempre ha sido un luchador libre y eso le sirvió para ser conocido en todo el mundo. Yo estoy muy a gusto así pero, si alguna empresa me ofrece un buen trato, claro que lo pensaría”.


¿Qué te parecería la WWE?

“Me han llegado rumores de que me quieren allá. Una empresa Estadounidense –no la WWE- me llamó para ir a luchar a los Ángeles, California, pero querían pagarme lo mismo que en México. No le veo el caso ir tan lejos para que me paguen lo mismo que en Neza. Si la WWE se fija en mí y me ofrece un buen salario y luchas estelares –porque muchas veces a luchadores estelares de aquí, los programan en las primeras- sí me iría. Pero si no hay un buen salario, y no me dan mi lugar, para nada dejaría mi país".

¿Hablando de rivalidades, hay alguno que te interese en particular?

“La verdad no. Como independiente estoy enfrentando a todo mundo; me he enfrentado al Solitario, a la Park, a los hermanos Dinamita. Son muy buenos rivales, pero ninguno se ha animado a retarme por mi máscara. Sólo el Último Guerrero me retó, pero fuera de cámaras. Espero que se concrete ese duelo y derrotarlo en su casa, la arena México. Como les había comentado hace tiempo, quiero acabar con mi clon, con Gronda de triple A.

La gente sabe perfectamente quién es el original, el primero. Lo reté hace meses por medio de su revista a un duelo de máscaras y, se animó al principio pero al final se echó para atrás.

Yo no le deseo nada malo, es un atleta como yo, pero la gente no lo ha aceptado, ni se le ha entregado como a mí. De nada le ha servido inventar que él fue quien se rompió la pierna; ni que se pinte mi tatuaje de “Superman”. Tampoco le ha servido difamarme diciendo que no me presento a mis funciones, la gente se me sigue entregando y por eso yo vivo agradecido con ellos, porque gracias al público, el personaje de Grond XXX sigue vigente. A mí sí me gustaría enfrentarlo, porque de esta manera terminaríamos con la duda de quién es el mejor”.

SU NUEVA FACETA DE RUDO

Fue el pasado 11 de septiembre, en la Arena Naucalpan, donde Grond XXX por primera vez en su carrera, se cambió al bando de los rudos. En este encuentro, Grond llevaba como compañeros al hijo de Aníbal y al Multifacético.

“Esa noche perdí los estribos, no aguanté que el Hijo de Aníbal me reclamara mi falla; todos nos podemos equivocar en la lucha, nadie es perfecto. Fue un cambio inesperado, algo que me llamó la atención y que podría ser definitivo en mi carrera; al menos en Naucalpan lucharé en el bando rudo.

Técnico o Rudo, Gronda será el mismo. Me apoya mi gente y lo que ellos decidan, si quieren verme de rudo así será. No tengo a ningún rival en la mira, estoy preparado para enfrentar al que sea, ninguno me espanta”.