domingo, 6 de julio de 2008

SOLAR...CAMPEÓN DE LAS AMÉRICAS



El orgullo de Zacoalco de Torres, Jalisco, Solar, ha sido campeón en múltiples ocasiones. El primer campeonato que ganó, fue el Welter de la UWA, destronando al Villano III el 29 de mayo de 1977. Después, el Cadete del Espacio, fue Campeón de la UWA en diferentes categorías como el de peso medio y Semicompleto Jr.

En la actualidad, Solar es orgullosamente campeón de las Américas, y ha defendido su corona principalmente contra el Misionero de la Muerte, el Negro Navarro.

¿Cómo es que te convertiste en Campeón de las Américas?

“Bueno, este campeonato estaba vacante. Se hizo una eliminatoria en la Arena Aragón y yo lo gané. Participaron dos japoneses -cuyos nombres se me escapan en este momento- Ice Killer, el Negro Navarro y yo. El torneo se hizo en parejas, y la pareja que quedara al final, se enfrentaría entre sí para sacar el nuevo campeón. El Negro Navarro y yo ganamos, y al final nos enfrentamos y yo lo derroté.

A partir de ese encuentro, le he hecho alrededor de seis defensas. La primera en Monterrey y en otras arenas del Estado de México, como en la Arena Naucalpan y en la López Mateos. Pero, el primer campeonato que gané, se lo arrebaté al Villano III, que era el Welter de la UWA. El Villano le había hecho muchas defensas, era inamovible, pero en esa ocasión le gané en dos al hilo; después lo perdí ante Bobby Lee.

Pero a lo largo de mi carrera, he sido campeón como unas trece o catorce veces. No sólo he sido campeón de México sino de otros países. Por ejemplo, -y ésta es una anécdota muy chusca- en Japón, hubo una eliminatoria para sacar un nuevo campeón y gané. Pero ese mismo día, hubo una doble función por la tarde y expuse este campeonato y lo perdí contra Robín, uno de los Arqueros del Toreo; así que fui campeón por horas”.

¿Qué beneficios te trae un campeonato?

“Pues muchos. Mira, cuando eres campeón, puedes cobrar incluso el doble, porque ya no eres uno más del montón, ¡eres el campeón! Al igual, cuando lo expones, el promotor tiene que pagarte el 50% más de lo que le cobrarías por una lucha normal.

Obviamente tienes el reconocimiento del público. Y a su vez, tienes que esforzarse más porque el ser campeón significa mayor responsabilidad, pues estás representando a una organización. Al igual, ya como campeón, te saldrán retadores por todos lados, porque todos anhelan superarse, conquistar un cetro. Tienes que esforzarte más porque si te confías, y te duermes en tus laureles, puede llegar alguien que esté mejor preparado y te destrone.

Cuando pierdes un cinturón, reflexionas qué te hizo falta para retenerlo. Me preocupa cuando me lastimo, porque no podría intentar recuperarlo pronto pero, en la vida hay que saber perder y ganar”.