domingo, 16 de marzo de 2008

EL HIJO DE ANIBAL CONTRA LOS FRAUDES


Hace unas semanas, -en nuestra edición 129- presentamos una nota sobre el adiós del Pequeño Aníbal, quien argumentaba que, por respeto a la memoria de Don Ignacio Carrillo, dejaba el personaje para continuar su carrera con otra máscara. Ante este hecho, el continuador de la leyenda de seda, el Hijo de Aníbal, pidió a Guerreros del Ring su derecho a la réplica, pues él afirma que este pequeño Aníbal no dejó por voluntad propia el nombre y la máscara de su padre, sino por una disputa legal. Conozcamos la historia.

“Quiero agradecer a Guerreros que me den la oportunidad de aclarar este incidente que me tiene muy molesto. Mi padre le dio permiso a este señor de luchar como pequeño Aníbal, con la condición de que le pagara una renta. Mi papá, antes de morir, me comentó el caso, me dijo que este señor nunca le había pagado y que había cometido muchos fraudes; que como su hijo y dueño de su personaje tomara riendas en el asunto.

Hablé a la Comisión de Lucha Libre, con el Fantasma y le dije que si este señor iba a resellar el permiso, que le dijera que no tiene ninguna autorización. No existen documentos, papeles firmados, nada que le permitan a este sujeto luchar como el pequeño Aníbal. El Fantasma me dijo que para nada se había parado en sus oficinas.

Con el paso del tiempo, este señor se decía promotor y hacía funciones fantasmas; engatusaba a la gente, le daban dinero y nunca hacía las funciones. La gente que engañaba, se presentaba en revistas, en diferentes medios para denunciarlo, manchando el nombre de Aníbal. Mi padre en 33 años de carrera nunca estuvo envuelto en escándalos; yo llevo 15 años y he mantenido el nombre limpio. No se me hace justo que por tipos como éstos, se manche la leyenda de seda”.

Pero la gota que derramó el vaso fue hace poco cuando el Pequeño Aníbal se presentó en un evento realizado en el World Trade Center de la Ciudad de México, con la empresa de pequeñas leyendas de la lucha libre.

“Esta empresa de APEMEX es un fraude. Los grabé, y me acompañó mi abogado al Ministerio Público para levantar la demanda correspondiente. Me habla este señor y me dice que mi papá le dio la autorización; lo puse en su lugar. Me molestó mucho que en Guerreros, le hayan dado un espacio a este tipo dejando la máscara de Aníbal, como si cualquiera pudiera dejarla y ponérsela a la hora que se le hinche.

No obstante, este tipo se lleva a Jesús Reyes, (Máscara Año 2000) para que le quite la máscara y se la entrega. ¡Es una burla a mi padre! La gente aún recuerda que mi padre perdió la máscara de una forma ilegal, se la robaron. Entonces sí quería aclarar que este pequeño Aníbal no tenía nada que ver con nosotros; el que está por debutar es mi sobrino como mini Aníbal y sólo él tendrá la autorización de luchar con los minis”.